Home / Destacadas / COMERCIANTES MINORISTAS EN PELIGRO
file_1847_main1

COMERCIANTES MINORISTAS EN PELIGRO

Pablo, junto a su esposa, y como tantas pymes de la zona, hicieron crecer un pequeño comercio del barrio.  Ambos le dedican desde hace varios años su vida al negocio. Están orgullosos de sostenerlo con dignidad y trabajar de sol a sol para darle de comer a su familia. Pero también como la realidad que sufre una gran mayoría de comerciantes,  se les hace cuesta arriba mantener eso que le llevó tantos años construir: “tuvimos que pagar ochenta mil pesos estos últimos meses. La AFIP nos intimó para que regularicemos nuestra situación” nos dijo.  “Siempre supimos que debíamos recategorizar el negocio, pero a veces el día a día hacía que le diéramos prioridad a otras necesidades, a eso le sumemos el aumento de luz y otros tarifazos y que la venta ya no es la misma“.  Juan lleva cuarenta años atendiendo su negocio en una estación de un ferrocarril que traslada millones de pasajeros por día, ahora está casi sin mercadería, le preguntamos: ¿ por qué un kiosco tan transitado se lo ve de esa forma? Y el nos dijo: “sólo puedo comprar lo del día, antes me proveía con anticipación, ahora ya no puedo“.  Sostiene que con los impuestos que paga de a poco lo “están corriendo“.

Pero sus temores no son en vano. Con un primer trimestre bajo en ventas y con subas en los costos para mantener los locales en actividad, empieza a preocupar el cierre de comercios en algunos distritos de la provincia de Buenos Aires. Según la agencia DIB, esta inquietud aparece en varias comunidades del conurbano bonaerense. Desde la Federación Económica de la Provincia de Buenos Aires (FEBA) dicen que no es generalizado pero sí reconocen que las ventas vienen con números negativos desde hace un año y medio.  Y es necesario sumarle otros factores a resolver,  la pérdida del poder adquisitivo de la gente a causa de los aumentos (en productos y servicios) y también la desactualización de los sueldos,  que repercuten fuertemente en las economías locales.

Los comercios minoristas aparecen como uno de los sectores más afectados.  Mientras tanto, no existen políticas de gobierno, nacional, provincial y municipal,  que discrimine la situación de comerciantes, que no solamente sostienen su familia, sino que son proveedores del barrio desde hace muchos años.

Según la agencia DIB, para Alberto Kahale, presidente de la FEBA,  “es un momento difícil para lo que es el minorista” por la baja de rentabilidad y la alta presión impositiva, pero entendió que “a corto plazo esto tiene que cambiar”.

Pero para Pablo,  Karina, Juan, que representan a tantos comercios minoristas,  las estadísticas, ni las promesas, los tranquiliza, porque son los que la viven y observan todos los días el cierre de persianas de muchos de sus pares.

Comentários no Facebook