Home / Destacadas / Kosteki y Santillán: ¡Presente!
mural dario

Kosteki y Santillán: ¡Presente!

Este 26 de junio se conmemora un año más del brutal asesinato de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán del año 2002. Estos jóvenes fueron uno de los tantos que reclamaban por sus derechos y colaboraban con los más necesitados.  Formaban parte del MTD,  agrupación que se organizaba para pelear contra las injusticias que se vivían en esos días. Ellos supieron hacer visible, en los 90, la dura consecuencia de las medidas neoliberales impuestas por los sectores dominantes del mundo y el FMI.  Su protesta iba más allá de una ayuda monetaria.  Pedían un cambio de fondo. Y por lo tanto  se hicieron escuchar.  Cortes de calles, rutas y puentes, fueron algunas de las modalidades que evidenciaban el gran descontento de un amplio sector de la población. Les llamaban “violentos” o “piqueteros”.  En una entrevista que le realizaron a Darío Santillan, días antes de su asesinato, dejaba expresado que a los cortes de ese entonces se le sumaban otros reclamos,  como el de justicia por el crimen de Javier Barrionuevo, compañero de su organización, perpetrado en una protesta días antes.  Estaban convencidos de que el gobierno estaba elevando la vía represiva y que existía una nueva estrategia de amedrentamiento con autos y armas cada vez que se movilizaban. “Creemos que cortar rutas es un símbolo de enfrentamiento directamente con el poder, el mismo poder que todos los días nos está cagando de hambre, que todos los días hace que se mueran los pibes,  que en los hospitales no haya remedios, que hace que  la educación sea mucho mas baja porque saben que educándonos podemos hacerle frente con conocimiento, y ellos pretenden que no lo tengamos. Entonces cortar rutas es hacer un esfuerzo y una acción para poder cambiar la situación en que estamos viviendo. No nos vamos contentos porque tenemos un plan social. Nosotros nos proponemos generar algo importante, desde espacios sociales en el barrio, como una guardería, una biblioteca, tener una bloquera que construya bloques para hacer casas mejores, llevar adelante trabajos de carpintería, taller de cuero, o de herrería, eso es muy importante”.

La represión de aquel día fue llevada adelante por efectivos de la Policía Federal, la Bonaerense, Gendarmería Nacional y Prefectura Naval. Darío y Maxi fueron fusilados, pero además 33 personas sufrieron heridas por disparos de los efectivos y 160 manifestantes quedaron detenidos. Mientras tanto Alfredo Fanchiotti declaraba frente a las cámaras de televisión, que se habían matado entre ellos.  Fue recién el 9 de enero de 2006, que condenaron al comisario Alfredo Fanchiotti y a Alejandro Acosta a prisión perpetua.  Pero en el año 2010 se archivó la causa contra los responsables políticos.  Por este escándalo, que dejó en evidencia no sólo al poder político sino también a los medios de comunicación hegemónicos, tembló  la Presidencia de Eduardo Duhalde, quien decidió adelantar las elecciones que consagrarían ganador a Néstor Kirchner, inaugurándose un nuevo ciclo político en la Argentina.

Alberto Santillán, padre de Darío declaró para La Izquierda Diario, que “desde la justicia pretendieron que este caso se cierre como un “hecho policial más”. Pero no es así, fue un ataque pergeñado por el estado, ejecutado por la policía y amparado por la justicia. Si el estado es el que te asesina se trata de un crimen de lesa humanidad”. La causa recién fue activada en el 2014,  pero sostuvo indigado que  “así y todo en ochos meses últimos cambiaron tres veces los fiscales. Tampoco la Fiscalía investigó a los políticos y funcionarios responsables de dar las órdenes, como el expresidente Eduardo Duhalde, el secretario de la Presidencia Aníbal Fernández, o el entonces gobernador bonaerense Felipe Solá”. 

Como homenaje la estación de tren donde fueron fusilados lleva su nombre.

fuente: La Izquierda Diario

Comentários no Facebook