Home / Informacion / MANIPULACIÓN INFORMATIVA EN LAS REDES SOCIALES
images(4)

MANIPULACIÓN INFORMATIVA EN LAS REDES SOCIALES

Pocos conocen el significado de la palabra TROL o muchos tan sólo lo asocian con criaturas mitológicas que fueron llevadas a la pantalla grande o a los videojuegos. Por lo general son figuras importantes, muchas de ellas temibles que despiertan fantasías a su público. Pero fundamentalmente hoy se aplica a una estrategia de comunicación utilizada de forma negativa desde Internet y especialmente desde las redes sociales.  En este caso un trol es una persona o un grupo de personas que publican información provocadora y ofensiva en la web, ya sea en las redes sociales, foros de discusión o chat, de forma intencional y  cuyo fin es el de distorsionar, difamar o desviar con sus contenidos la atención de lo que se está hablando.

¿Pero como operan los troles en nuestro país? Con  noticias falsas principalmente. Días atrás lo pudimos observar con la familia de Santiago Maldonado.  Según fuentes de la agencia MU, el especialista Luciano Gallup, analizó como se ejecutó y posicionó una difamación y distorsión de este caso. En dos horas, entre las 8,38 y 10 horas, 20 cuentas de twiter,  ejecutaron 837 tuits con una información falsa y acusaciones. Esto finalizó con la reacción y publicación de la familia en donde explicaron, como estaba desvirtuada esa información. Con una hábil maniobra política, ya que la ventaja en este caso era para la ministra del gobierno Patricia Bullrich, los troles divulgaron, que Sergio Maldonado había ocultado la mochila de su hermano, y que obligado tuvo que entregarla a la justicia. En esas horas desde cuentas falsas, sin personas reconocibles, a través de un hashtag ofensivo dejaban entrever que era una operación K y que el hermano debía ser investigado como sospechoso de tener escondido al joven desaparecido. Luego de aclarar que la mochila entregada, y el celular estaban en la casa donde vivía Santiago, y que son pruebas que fueron llevadas al nuevo juez,  los mensajes cesaron.

Está demás decir que formarnos como ciudadanas y ciudadanos críticos de la sociedad en que vivimos se torna difícil en este contexto. Sobre todo porque el papel que cumplía el periodismo, difundiendo datos de fuentes de información seguras y responsables, hoy están cada vez más comprometidas con el poder económico y político. Mientras tanto las y los ciudadanos, nos encontramos expuestos e indefensos ante estas maniobras que sólo debilitan la democracia participativa. La abundancia y constante información, como así también la creación y proliferación de nuevos medios de comunicación que mediatizan el conocimiento de la realidad política, cultural, económica y social, tanto del país, como del mundo, generan desinformación y cada vez mayor desconcierto en la sociedad. Pero la mayor preocupación es por tantos jóvenes que no vivieron, como sí los adultos, la realidad de otro periodismo, que conoció la ética, y tuvo importantes referentes de esa noble profesión, que dieron su vida para dar a conocer, sin ataduras, la realidad de su país.

Habría que preguntarle,  si viviera, a Leonardo Henrichsen, que pensaría del periodismo actual, luego de haber dado su vida por esa profesión y que lo último que registró con su cámara fue su muerte en el Chile de 1973.  Podemos citar también a muchos otros, al gran Rodolfo Walsh, por ejemplo.  O sin irnos tan lejos, también el periodismo actual se tiñe de sangre en países de nuestro continente. Por su compromiso ya han muerto en México 12 periodistas y sigue la lista en otros tantos países.

Comentários no Facebook