Home / Destacadas / Nunca es Tarde para Estudiar. Escuela Primaria de Adultos de Castelar
20191206_084609

Nunca es Tarde para Estudiar. Escuela Primaria de Adultos de Castelar

Por Cielo Fernández y Aylen Lucero (Estudiantes del CENS 454)

Para conocer la realidad de muchas y muchos adultos entrevistamos a la maestra de la EPA Nº705, Patricia de Castelar Sur. Esta escuela desde hace dos años,  convive con el CENS 454 (La Huayra), donde comparten el espacio.

¿Por qué eligió ser maestra de primaria de adultos?

En realidad, fue mi última decisión en la docencia, porque yo toda mi carrera la hice en la rama inicial, y en el año 2008 se abrió el pos-titulo de adultos y me anoté. A partir de ahí comencé con este nuevo desafío el ser una maestra de adultos.  Entonces dije bueno ya trabaje bastante en esa rama y le voy a dedicar mi tiempo  a esta Escuela que me abrió las puertas y con la que me siento muy cómoda y trasladé  mis cargos acá.

¿Qué es lo más difícil y lo más fácil de serlo?

Lo más difícil es enfrentar todos los días los problemas de la gente, cada día son más por la situación económica y hacerse cargo, ponérselos al hombro y tratar de colaborar y lo más fácil es la entrega mutua que tenemos diariamente, eso es maravilloso.

¿Por qué le parece que hay adultos que no terminaron la primaria?

Por distintas situaciones de la vida, no todos los chicos pueden ir a la escuela a su debido tiempo, hay distintas situaciones por lo que la gente adulta  no puede terminar la primaria y yo siempre les digo que “nunca es tarde para esto, que siempre están las puertas abiertas” para  que puedan retomar los estudios en cualquier momento de la vida, lo importante es tener una iniciativa.

20191206_084602 - copia

¿De qué manera incentiva a los alumnos a que no dejen de asistir a clases?

Con charlas, siempre acá lo que abunda es el dialogo y el intercambio entre ellos y yo. Entonces en  esas charlas siempre está presente el incentivarlos , en motivarlos para que sigan adelante, para que cuando terminen la escuela primaria sigan el secundario y que a medida que vayan estudiando se les va a ir abriendo las puertas.

¿De qué edad son los alumnos?

Varían, hay de todas las edades hasta de 65 años  más o menos y he tenido gente más grande.

¿Qué le pediría al Estado para que la gente pueda terminar sus estudios?

Tantas cosas le pediría al Estado, le pediría un aula con un techo en condiciones, le pediría gas para que estén abrigados en invierno, le pediría una merienda porque hay gente que necesita reforzar su alimentación, hay gente que por ahí no cena y viene acá esperando un desayuno, que se les da a voluntad nuestra, con lo que conseguimos y también con lo que podemos preparar acá. También le pediría colaboración para poder ayudarlos de otras maneras porque a veces tienen otras necesidades, necesidades de tener una casa digna que no la tienen y nosotros nos vemos a veces limitados en nuestras posibilidades.

¿Qué consejos le daría a quiénes  no se animan a terminar sus estudios?

Les diría que se acerquen, lo primero que les pediría es eso, que compartan un rato con nosotros para que puedan ver de qué se trata. Porque atrás de esto hay siempre una  intriga para ellas y ellos: que maestra me tocará, si me entenderá, como será su forma. No me olvido de una alumna que empezó a principio de año y que me dijo en un momento “yo unos días antes de empezar me cuestionaba que maestra me tocará, si será muy rígida, con que compañeros me tendré que enfrentar y no quería venir pero ahora no me quiero ir y espero el momento de venir porque me siento tan cómoda acá”. Les diría eso que acá tienen su lugar y que muchas veces está el temor del inicio,  pero después una vez que conocen como es el manejo de todo,  les pasa lo de esta alumna, les cuesta irse.

Comentários no Facebook